El inglés en el punto de mira.

El Inglés en el punto de mira.

Mi infancia la pasé escuchando canciones de los Beatles. Tenía claro que de mayor quería ser cantante pop y por supuesto cantaría en inglés como ellos. Andaba con una radio pegada a la oreja; un “transistor” como decían antes. Cuando mi hermano mayor trajo el “radiocasete” SANYO de Ceuta junto con la cinta HELP de los Beatles fue el no va más.

No llegué a ser una rock-star, lo máximo que llegué fue a hacer play-back en un concurso del “conjunto musical” Los Bravos porque los Beatles ya nos lo habían pisado otros competidores. Nos clasificamos con el “Black is Black” y obtuvimos el segundo puesto en la final con el “Bring a Little Lovin”, por supuesto detrás de los Beatles.

Cuando escuchaba esas canciones pensaba “no sé lo que dicen pero que bien lo dicen”. Luego cuando aprendí a traducirlas me parecieron un poco horteras y repetitivas las letras, un lenguaje demasiado poético y generalmente mono-temático para aprender inglés.

El Inglés, lenguaje internacional.

Mi relación con el inglés ha sido de amor-odio, pero es posible que los extremos se toquen. Musicalmente hablando tengo que reconocer que los compositores ingleses no tienen igual, pero de ahí a imponer el Inglés como lenguaje internacional … es puro imperialismo.

Un lenguaje que, aún leyendo una palabra, hasta que no oyes como se pronuncia no sabes vocalizarla.  Considero que ni ellos mismos se entienden bien, sin equívocos ni ambigüedades. Parece como si muchas palabras se pronunciaran caprichosamente, la excepción es la regla.

También expresan los conceptos con menos caracteres que nosotros. Su codificación está más comprimida, con multitud de monosílabos y partículas polivalentes que modifican totalmente la acción del verbo ( “phrasal verbs”). Esto hace que el contexto en el que se expresan sea muy relevante a la hora de entender lo que escuchas.

De acuerdo que en nuestro idioma puede pasar lo mismo, pero es menos significativo conocer el contexto. En cuanto a nuestra pronunciación es tal como se escribe y afortunadamente tenemos reglas gramaticales concisas dictadas por la Real Academia, cosa que “ellos” no tienen (eso sí, tienen un gran negocio montado en torno a la enseñanza de su idioma cuyos referentes son las Universidades de Cambridge y Oxford).

Por un lado tenemos los sinónimos (distintas palabras para un mismo significado) y los homónimos (misma palabra con distintos significados) como en español. Por otra tenemos los homófonos ( palabras que suenan igual pero se escriben de forma distinta), aquí nos ganan por goleada, ellos tienen muchísimos, pero además tienen los heterónimos que son palabras que se escriben igual pero tienen pronunciación y significados diferentes y eso en español no existe, todas las palabras tienen uns sólo pronunciación. Ejemplos de estos últimos son palabras como read que según se emplee en presente o pasado se pronunciará /riid/, /red/ respectivamente , lead será /lid/ o /led/ según se refiera a dirigir o a plomo, wind será /wind / o /wiind/ según sea viento o enrollar.’

Por otra parte estamos de acuerdo que al no declinar los verbos, es decir, tienen una misma forma verbal con escasas excepciones para todos los pronombres en un mismo tiempo, ( presente, pasado y futuro), se hace más fácil su aprendizaje, a costa claro de hacer un uso profuso de estos. Tampoco tienen género los nombres comunes, artículos y adjetivos y eso sí que es una ventaja. Imaginen tener que aprender además si una palabra es masculina o femenina para usar el artículo y el adjetivo correcto. Es por eso que a los anglosajones les cuesta más si cabe aprender nuestro idioma aunque se pronuncie igual que se escribe, oyéndoles decir por ejemplo: “Este casa es bonito” cuando ellos con  “This house is beautiful” lo arreglan.

En resumidas cuentas, después de este “pataleo”, la realidad es que si queremos estar hoy día en el mundo; trabajar, viajar, estudiar, disfrutar de nuestro ocio, manejar nuevas tecnologías, estar informado, etc., debemos aprender inglés y así lo decidí hace algún tiempo.

Ciertamente hoy día tenemos muchos recursos como mostré en mis anteriores post para aprender inglés de forma autodidacta Recursos digitales para aprender Inglés I y Recursos digitales para aprender Inglés II, la tecnología nos puede ayudar mucho. Existen infinidad de cursos y video-tutoriales para todos los niveles en Youtube, se hace difícil cuál elegir.

También existen algunas aplicaciones locales, ( instalables en nuestro PC, tablet o móvil). Personalmente prefiero el PC para estudiar, los otros dispositivos son válidos para repasar, aprovechar tiempos muertos, como viajes o en salas de espera, en la cama mientras te vence el sueño …

Mi método.

Leer textos, escuchar noticias, ver videos en inglés está bien pero no me parece suficiente. Quiero saber cómo expresar y pronunciar lo que yo quiero comunicar, no sólo lo que tengan que decir otros. Tengo claro que ser bilingüe requiere de dotes y oportunidades que hasta ahora no he tenido ni necesité y ya sé que no voy a ser una rock-star del pop inglés, me conformo con poderme comunicar con un parlante inglés no nativo o con un nativo que sea consciente de que está hablando con un no-nativo, es decir que emplee palabras y verbos sencillos y pocos giros lingüísticos.

Me he dado cuenta que al final el contexto habitual o específico donde desarrolles tus habilidades de comunicación configura el marco de aprendizaje, bastará con aprender gramática, vocabulario, pronunciación y que tengas la oportunidad o la necesidad  de comunicarte por escrito y oralmente con otras personas que no hablen tu idioma pero  “dominen” al igual que tú el inglés, cuyo nivel de conocimiento suele ser muy generoso cuando se trata de evaluarnos a nosotros mismos.

Por escrito es fácil, tenemos muchos recursos en la web, incluso correctores gramaticales, en cuanto a lo oral se complica a no ser que tengas un buen amigo, un pariente o una novia inglesa, … o que tengas dinero suficiente para pagar las clases a un nativo, preferiblemente.

Como ninguno de esos supuestos es mi caso me he buscado algunos recursos digitales que sí están a mi alcance y con ellos estoy desarrollando un método para mejorar la pronunciación y al mismo tiempo  ampliar el vocabulario.

No estoy vendiendo nada, lo hago en mi propio interés y lo comparto sin tener que a estar continuamente conectado a la red.

El método consiste en  textos en PDF de gramática, vocabulario y sus respectivos audios en MP3 con voces británicas y españolas que iré subiendo en este blog. Pido disculpas con antelación por los errores que se me puedan colar. Espero que os sirvan como a mí.

Como muestra aquí os dejo una lista de preposiciones traducidas y sus audios que podréis descargar.

Archivo PDF Preposiciones PDF
Archivo PDF Preposiciones MP3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *